Segundo año consecutivo que nos aventuramos hacia la Edition38 con nuestros coches. Tras unos escasos 15 días desde nuestra visita a la DMPD y Rollhard, allá en el Benelux, nos pusimos a los mandos de nuestros coches para cruzar otra vez el interminable y bello país vecino camino del Eurotunnel y tierras británicas.

    Tras un viaje sin sobresaltos y haciendo noche en Rouen, bella capital de reminiscencias góticas de la Normandía francesa, cruzamos el Canal de la Mancha y nos dirigimos hacia nuestro destino en Northampton, no sin antes hacer una parada en Cambridge para pasar un rato y hacer el día más ameno. Era viernes y aún era prematuro para adentrarnos de pleno en el evento. Tras múltiples visitas es un hecho que la saturación de coches que se observa, produce ese mismo efecto en las personas que lo visitan, así que optamos por aprovechar la mañana del sábado de una manera muy distinta.

    Teniendo el circuito de Silverstone a apenas 30 minutos de Northampton, con el campeonato de MOTO GP de Gran Bretaña ese mismo fin de semana, no se nos hizo muy difícil la elección y optamos por visitar tal mítico escenario el sábado por la mañana y allí estuvimos pasando el día hasta bien entrada la tarde. Toda una experiencia y una estupenda forma de pasar un sábado 5 estrellas. A última hora entramos en el recinto de la Edition38, y pudimos observar que mucha gente se había retirado ya, pero aún nos dió tiempo a dar una vuelta que sirvió como toma de contacto con todo lo que nos rodeaba.

    El Domingo, esta vez sí, desde primera hora nos dirigimos al evento. Sorprendente que para las 8:30 de la mañana, la zona del Show&Shine ya estuviese mayormente cubierta. No podría asegurar el dato pero tuvimos la sensación de que este año la participación pudo ser mayor que el pasado. La zona de esparcimiento y camping se veía más congestionada que en la anterior cita. Este año, el caprichoso clima de estas tierras, nos dió una tregua y nos obsequió con un tiempo agradable que acompañó seguramente a que la afluencia fuese tan positiva.

    Las preparaciones que pudimos ver, como ocurre cada año, se movían en un nivel muy elevado. Creo que a estas alturas no es necesario empezar a enumerar detalles, más bien los podeis ver en la infinidad de fotos que circulan por la red, así que no hace falta decir mucho más. Sería repetir año tras año los mismos conceptos, así que lo mejor es que los disfrutéis en fotos y a poder ser en persona, porque la Edition38 es un evento muy especial cuyo ambiente merece ser probado al menos una vez en la vida.

    Os dejamos con una remesa de fotos que tan solo es una pequeña muestra de lo que se ha podido observar por allí este año.

    See you, Edition38!! Cheers!!!

     

    Texto: Javi
    Fotos: Javi

    Llegado desde la vecina Portugal, tenemos el placer de enseñaros este precioso Citroën C4 de color gris. Una base curiosa, que no estamos acostumbrados a ver modificada. Un coche que aunque a mi personalmente de serie me parece mas bien feo, gracias a la imaginacion, buen hacer y sobretodo buen gusto de nuestro amigo Nuno Carvalho, a pasado a ser un coche impresionante. Algo de otra galaxia.

    En la carrocería, luce un impoluto a la par que sencillo color gris, a los focos delanteros se les pintó el fondo en negro, los antinieblas fueron vinilados en amarillos, y las luces traseras dieron paso a unas lacadas en rojo. Algo sencillo, menos es más.

    En el interior, el coche no necesitaba demasiado. Por lo que se sustituyó el volante por el del C4 Picasso Exclusive, manteniendo el airbag que equipaba de origen. Algunas de las piezas se cambiaron por las del modelo superior, VTS.

    De la siempre obligada bajada de suspensión se encarga una suspension de cuerpo roscado V-Maxx, que junto con las preciosas llantas Porsche Lobster Originales en 9.5J + 11J con 225/35/R19 y 245/35/R19 Hankook S1 Evo y Hankook Ventus V12, hacen que el coche tenga la planta que podeis ver en imagenes. Brutal.

    Desde aquí darte las gracias, por permitirnos hacer el report de este coche, que estamos seguros, no dejara indiferente a nadie.

    Muito obrigado!!!!!

    Texto: Eñaut
    Fotos: Alain

    El primer fin de semana de octubre, nos desplazamos hasta Burgos para disfrutar y apoyar el nacimiento de un nuevo evento que surge de los cimientos forjados por nuestra querida Northernfest. Estos chicos que tan bien han sabido entender nuestra filosofía,se han atrevido a crear algo muy parecido,que aun estando en periodo de maduración,emerge con una fuerza descomunal hacia lo que puede ser un largo camino lleno de rosas. Sobre una idea similar, han conseguido crear un evento de dos días muy completo. Un primer día de toma de contacto con ruta en coche, comida familiar y visita cultural, y un segundo día dedicado exclusivamente a la exposición de las monturas.

    Llegamos el sábado por la mañana al lugar de reunión en el parking de un centro comercial a las afueras de Burgos. Allí nos encontramos con toda la gente conocida y disfrutamos de un agradable rato hasta la hora de comenzar la ruta preparada por la organización. El camino nos llevó hasta Lerma, concretamente hasta su adoquinada plaza consistorial donde aparcamos nuestros coches para disfrutar del radiante sol y de un rato agradable, amenizado por el tapeo en los bares adyacentes. Seguidamente nos dirigimos, ya en coche, hacia Santo Domingo de Silos para ver el desfiladero de la Yecla, pero desgraciadamente y por problemas de horario nos fue imposible hacerlo. No pasa nada, la actividad del año que viene esta marcada.

    A pesar de la desilusión por parte de los organizadores por este sobresalto en el planing, los asistentes no le dimos mayor importancia pues el hambre apretaba y una ilusionante comida en un restaurante de Mecerreyes nos esperaba. Y vaya si fue una comida peculiar. Creo que nadie se acordó de la Yecla, era dificil siquiera sobrevivir a tal cantidad de comida arrojada a paladas, como para acordarse de lo demás mientras el sudor corría por nuestras frentes intentando no perecer de sobreingestión. Una comida por cierto no apta para vegetarianos. Sublime y de calidad innegable. Acierto total.

    Tras una larga y necesitada sobremesa nos dirigimos de vuelta a Burgos capital, para la visita al Castillo de Burgos. Aparcamos los coches y nos adentramos en las ruinas del mismo en una visita guiada que estuvo de lo más animada. Un posterior refrigerio en un bar cercano y a dejar los coches en el hotel para que cada uno hiciese sus propios planes para la noche. En nuestro caso la noche nos confundió, como a Dinio, y los floreros burgaleses amanecieron vacíos de verdad. Que no había huevos, decían…

    El domingo amaneció y a media mañana nos dirigimos ya hacia el evento en sí, que estaba localizado en el parking del Museo de la evolución humana, en el mismo centro de burgos, muy cerca de la Catedral. Allí nos juntamos la misma gente del día anterior y mucha otra que acudió tan solo el domingo. El ambiente fue estupendo y el comportamiento de la gente, a la altura de lo que merece el evento. Así, tras otra acertada comida organizada por la organización en un restaurante del casco antiguo, la cual se hizo en dos tandas para poder sobrellevar la gran afluencia de gente, se fue dando por finalizado el evento. La gente comenzó a partir hacia sus casas con la satisfacción de haber disfrutado enormemente de un fin de semana excepcional, no sin llevarse un obsequio por parte de los organizadores, en forma de morcillas de burgos. Por si alguien seguía teniendo…¿hambre?

    En resumen, un bautismo espectacular. Lo único que no apareció, y demos gracias, es el “Cold” que nos prometía su nombre. Pero a falta de frío, comida.

    Chicos, enhorabuena de verdad por el evento, habeis logrado hacernos sentir desde el primer día como en casa. Ese es el camino y seguro que en próximas ediciones, se pulen los pequeños detalles a corregir. Lo más importante lo teneis controlado y lo manejáis perfectamente. Ánimo, que teneis todo nuestro apoyo.

    P.D: Como diría un tal Eñaut: “Organizar algo asi es facil, decían….” (cita dedicada al de la carpeta azul).

     

    Texto: Javi
    Fotos: Alex